Empezar a correr otra vez. ¿Por qué es tan duro?

Empezar a correr otra vez

Foto: kharied

Para los que estáis habituados a correr, a menudo nos vemos obligados a parar de hacer deporte. Las razones pueden ser varias:

  • Lesión
  • Exceso de trabajo
  • Problemas familiares
  • Depresión, ansiedad, stress…

Y llega un punto en el que, solventados los problemas (o no), queremos volver a la carga.  No estoy hablando de un parón de 2 semanas o un mes. Estoy hablando de parones de varios meses. A veces entramos en una dinámica negativa y vamos postergando nuestra vuelta de nuevo al “trabajo” y van pasando las semanas hasta que no nos damos cuenta y resulta que llevamos medio año sin hacer nada.

Con mi experiencia he visto que un deportista que practique deportes colectivos o individuales como el tenis, badminton… le es más fácil volver a practicarlos. Esa necesidad de competir, de interaccionar con otros deportistas, de socializarse, de ir a tomar algo después del partidito, supongo que hace más fácil esa vuelta al deporte.

Pero los deportistas que sólo están habituados a correr y que además son deportistas que no están habituados a competir en carreras, que entrenan según las ganas, que lo hacen en solitario, esta vuelta a los entrenamientos suele ser más complicada. Y llena de excusas:

  • No entreno porque hace frío.
  • No encuentro el pulsómetro.
  • No tengo mucho tiempo.
  • Ufff… si me pongo hoy, mañana tendré muchas agujetas y no desaparecerán en muchos días.
  • Mejor empiezo otro día, con más calma.

En fin, nos cargamos de excusas para no salir a correr. No tenemos ganas, hemos perdido la motivación (¿por qué corro?, ¿para perder peso?, ¿para mejorar mis marcas?, ¿para salir de mi rutina?). Nuestro estado de ánimo empeora, estamos más irascibles. A lo mejor un día (por fin), nos animamos a correr, y resulta que con las supuestas ganas, empezamos demasiado rápido, y nos cansamos pronto, las sensaciones son malas, nos olvidamos de estirar, y el día siguiente nos duele todo. Perfecto para no correr más en dos meses. ¿Realmente el correr es para mí?

Antes del parón estábamos acostumbrados a una rutina de entrenamiento. Íbamos unos días a correr, a unos ritmos determinados, competíamos de vez en cuando, consiguiendo unas marcas más que aceptables, no nos lesionábamos. Terminábamos de correr, llegábamos a casa y nos encontrábamos mejor que nunca y con ganas de comernos el mundo.

Pero con un gran parón, el reinicio es duro. Muy duro. Las sensaciones no son las mismas, nos duele todo, nos frustramos (¿me estaré haciendo mayor?). Me compro material deportivo nuevo (Pues no eran las zapatillas, no…), cambio de zona de entrenamiento, llamo a un amigo para salir conmigo a correr…

Todas estas sensaciones son normales: decepción, frustración, preocupación, ira, desmotivación, falta de confianza en uno mismo…

Pero tenemos que saber que son sólo situaciones temporales y que nos tocará empezar de forma lenta y progresiva para así evitar lesiones y más frustraciones.

Claves para volver a correr otra vez

  • Lo más importante es hacer deporte y ejercitarse. ¿Qué no tenemos ganas o no nos vemos con fuerzas para salir a correr? Optemos por hacer algo en familia (con mi pareja y/o hijos). Vamos a patinar, una salida en bici o cojamos el coche y hagamos una excursión por el monte. Una buena caminata por la montaña, nos purifica los pulmones y nos ayuda a endurecer las piernas. Aquí, el deporte no es lo más importante. Estamos en familia, estamos haciendo algo juntos, visitando paisajes que no conocemos y de paso hacemos algo de deporte.
  • Nos da pereza ponernos a correr porque sabemos que a los 15 minutos ya no podremos ni con nuestra alma. A lo mejor deberé optar, durante unos días por otro tipo de deporte. Algo como el tenis, el padel, algún partidito de baloncesto o fútbol con los amigos.  Esto, nos permitirá ganar algo de resistencia, tonificación muscular y de paso estar con otros deportistas y amigos, aunque no sean los deportes que más me gusten. Ahora estamos en invierno; a lo mejor decido empezar a correr con el bueno tiempo, más hacia primavera y mientras, me apunto a una liguilla de lo que sea, para ir haciendo algo y así cuando empiece a correr, ya no partiré de 0.
  • Cuando vuelva ya por fin a empezar a correr, sería ideal marcarse un reto; una carrera de 5km o una de 10km en función del deportista. Como sé que mi nivel es bajo y tengo un reto al cual tengo que llegar bien, sin lesionarme, seré más consciente de que tengo que empezar poco a poco.
  • Tendremos que empezar con ritmos lentos. Seguramente nos acordaremos del ritmo medio que llevábamos tiempo atrás. Pues es obvio pensar que después de un gran parón, no empezaremos a ese ritmo. Tendrá que ser sensiblemente inferior. Y en función de cómo nos responda el cuerpo, ya lo iremos incrementando.
  • Las 2/3 primeras semanas, realiza tiradas a ritmo lento, incrementando un 10% el volumen de semana a semana. A partir de ahí, podemos poner algo de intensidad en los entrenamientos (1 día a la semana hacemos un entrenamiento más corto, pero a un ritmo más elevado) e iremos viendo como nuestro cuerpo va respondiendo y nos va pidiendo más.

En definitiva, cada uno deberá encontrar el sistema que le irá mejor para volver a empezar a correr. Simplemente ser conscientes de que  es normal que este reinicio sea duro así como pasar por unas fases de frustración, decepción y demás. Pero debemos de acordarnos de lo bien que nos sentíamos cuando corríamos de forma regular, de los beneficios que ello nos reportaba.

Un buen reinicio, con ganas y de forma progresiva, nos aseguran que de forma más rápida de lo que nos pensamos, volvamos a sentir esas sensaciones que tan bien nos hacían sentir en su momento.

Andreu López

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, entrenador personal de runners, triatletas e ironmans y Director de www.estarenforma.net

Lee otros artículos escritos por .

10 comentarios en “Empezar a correr otra vez. ¿Por qué es tan duro?”

  1. Patricia Valls Serrat

    29 diciembre, 2011 a las 18:41

    Me has leído la mente? A mi me falta la alternativa a salir a correr, lo del frío me mata, y me preocupa pagar un gym y no ir (como he hecho muchas veces)

  2. JORGE MARIN-BUCK

    30 diciembre, 2011 a las 11:46

    Cuantas verdades………. la verdad es que es alucinante la cantidad de excusas que se te pueden pasar por la cabeza para no salir un rato a correr o a hacer algo de ejercicio, pero tambien es verdad, que cuando estas a tope, y cuando realmente te apetece, tambien buscamos cualquier excusa para calzarnos unas zapatillas, subirnos a la bici, coger un balon, y asi escaparnos de las rutinas familiares, de la comida con los suegros, para dejar de hacer cualquier tarea domestica, etc etc etc……
    Que bien se siente uno cuando vuelve a casa y descubre que al fin y al cabo, el volver a empezar, no ha sido tan duro como parecia…..

  3. Laru - minijuegos

    4 enero, 2012 a las 16:48

    jajaja!!!!parece como si me conocieras de años!!!!! esas son todas mis excusas!!! pero seguire tu consejo.. empezare de una vez por todas!!!buenisimo tu articulo!!!

  4. Juan Manuel Pichardo

    10 enero, 2012 a las 22:43

    Llevan toda la razón que duro es volver a empezar…..

  5. Albert Gazquez argüello

    25 enero, 2012 a las 12:23

    muy buenas, solo una consultilla, acabo de salir de una lesion de tobillo y tengo ganas de volver a correr pero no se por donde ni como empezar! es decir distancia, tiempo sera mucho o poco. me podiais indicar alguna rutina para empezar bien? gracias y felicidades por esta gran web.
    un saludo!

  6. andreu

    27 enero, 2012 a las 0:16

    Hola Albert,
    Escuchando a tu cuerpo será suficiente. No sé qué tipo de corredor eres ni qué tipo de entrenamientos hacías. Así que es difícil decirte. Tampoco sé el tipo de lesión.
    Si ya eres un corredor experimentado empieza por 30 minutos a ritmo suave, trote cochinero. Te pones hielo en el tobillo y a ver el día siguiente. Si te encuentras bien, poco a poco vas aumentando los minutos y la intensidad.
    Saludos!

  7. francisco berumen

    28 marzo, 2012 a las 23:39

    Este paro de diciembre 2012 me afecto y es fecha que apenas estoy elevando mi nivel que tenia y escusas y peros , facil que salen animo y el correr es VIDA ……..

  8. Luis Requejo Joja

    29 septiembre, 2012 a las 16:38

    la verdad que es exactamente todo lo que se me pasa a mi por la cabeza.Así que cuando tenga ese momento de si ir a correr o no, me parare un momento a pensar en tus letras y adelante.Ya os contare.

  9. xtobalfd

    26 octubre, 2012 a las 15:45

    A mí me cuesta cada vez más ponerme las zapatillas, para lo único que tengo facilidad es para coger kilos

  10. Benito

    7 diciembre, 2012 a las 20:45

    Creo que lo mas importante es saber por que corremos y evaluar las cosas que perdemos y arriesgamos por no ejercitarnos, en mi caso es por mantener el peso y la salud, y no lo voy a negar quiero conseguir algunas marcas. Con esas tres pautas siempre consigo ánimos para correr.

Deja tu comentario