IRONMAN 70.3 Pais d’Aix – France 2011

El pasado viernes 23 de Septiembre a las 17:00, junto a mi hermano Màrius partíamos hacia la población francesa de Aix en Provence, con el objetivo de competir en el que sería mi cuarto triatlón de la temporada y tercer half. En esta ocasión se trataba de la 1a edición del IRONMAN 70.3 Pais d’Aix – France. Todo estaba alineado: buena temperatura, a “tutti plen” de ambiente, organización marca IRONMAN, hotel…todo a excepción de que mis cheerleaders personales en esta ocasión no venían. Demasiadas horas de viaje para poco disfrute de ocio, así que debería ser Beti (en esta ocasión acompañada por Júlia) quién se encargaría de darme ánimos en el sector de la carrera a pie.

Llegada a Aix en Provence

Sobre las 21:30 y después de 4horas y 30minutos de trayecto sin paradas, llegábamos a Aix. Una población turística con muchísimo encanto pero sobretodo, con un ambientazo espectacular. Bares, restaurantes, gente joven…¡tremendo!, tal era el ambiente que en alguna ocasión bromeamos con si participar en el half o irnos de fiesta :-)

Para empezar, decir que en los restaurantes de Aix uno se puede sentar a cenar hasta las 23:00, más propio del estilo español que no de nuestro vecino francés. Así que siguiendo las indicaciones de David C, llegamos al hotel, aparcamos el coche y nos dirigimos a engullir un buen “pack” de proteinas compuesto de salmón ahumado y chuletón. Pero no nos engañemos, todo tiene una parte negativa, y es que Aix es ¡carísimo! Desde la comida, hasta los hoteles, pasando por el estacionamiento…todo es caro en esta preciosa población occitano-provenzal.

Después de la cena, encuentro con parte del resto de compañeros y sus familias, paseíto nocturno (aunque a juzgar por la cantidad de gente que había por la calle uno diría que eran las 18:00), organización para el día anterior y a dormir.

Recogida de dorsal y check-in

Como siempre, el día anterior a la competición uno debe presentarse a recoger el dorsal y entregar todo el material para hacer el check-in, así que a las 10:30 y después de un descanso non-stop de nueve horas -que ya no recordaba ni lo que era-, nos encontramos con el resto del equipo para proceder a la recogida del dorsal.

1ª sorpresa, a Màrius le piden un certificado médico ya que pretende contratar la licencia de día. Esto es muy normal en Francia, es decir, todo aquel que participe en este tipo de competiciones, debe acreditar licencia o contratar una de día junto a la presentación de certificado médico, así que en ese momento nos separamos del grupo y nos fuimos a la búsqueda de un médico para certificar que aparentemente está sano.

Después de llegar a la consulta, pedir hora y volver a las 12:00, conseguimos que gracias a la insistencia y ayuda de una mujer mayor encantadora que aguardaba en la consulta, nos atendiera muy agradablemente una Dra, que con una visita surrealista le acabó certificando buen estado de salud.

Con certificado en mano volvemos a la Expo, recogemos dorsal y de paso dejamos las bolsas RUN en la T2 para posteriormente ir de cabeza a comer.

De nuevo, carga de proteínas a base de tártar de Dorada y chuletón de buey, todo ello regado con una copita de vino tinto de la zona (cuanto saben estos franceses) y café espresso. De nuevo al hotel para recoger la bici y llevarla a la T1 que estaba a 20kms.

Aprovecho para mencionar que este tri tiene muchísimas cosas chulas y que valen la pena, pero una salida a 20km de la llegada, bajo mi punto de vista tiene muchos inconvenientes. Bicis al coche y directos a la T2 ubicada junto al lago en la población de Peyrolles.

La 2ª sorpresa del día para nosotros fue que el check-in se cerraba a las 16:00 y nosotros llegamos a las 17:55 :-( . La verdad es que nos sorprendió que no hubiera nadie en la zona, pero bueno, pensamos que al ser a 20km de la salida esto podía haber diluído el tráfico de gente, así que llegamos y bronca al canto. Agachada de cabeza múltiple: a) para la organización “pardon monsieur, pardon“, y para el amigo Guillermo T al que una vez más habíamos tachado de agonías “tenías razón Tuñí”.

Vuelta al hotel a descansar y a las 20:00 encuentro de nuevo con los colegas para disfrutar de una cena a base de ensalada con salmón ahumado y pescado al horno con verduritas…cero hidratos de carbono de alta carga glicémica, yo sigo fiel a mis principios a pesar de la típica presión colateral “y no vas a comer pasta esta noche?” :-)

Casi a las 22:00, llegada al hotel con el único propósito de meterse en cama, relajarse y dormir esperando la llamada del despertador a las 4:40 :-( . Sin duda, esta es la parte más negativa de este tipo de competiciones, el tener que madrugar. No se que me cansa más, si madrugar o competir.

Día D hora H

Y suena el despertador a las 4:40 tal y como estaba programado (la electrónica japonesa nunca falla). Como es habitual en estas ocasiones, no dormí prácticamente nada. Me levanté con cuerpo de resaca total, aunque la parte positiva de competir a menudo es que empiezo a adaptarme a este tipo de situaciones. Nos levantamos con la desagradable compañía de la lluvia, había estado toda la noche lloviendo fuerte y a esas horas todavía seguía lloviendo…ante esa situación se te pasa de todo por la cabeza.

Desayuno a base de frutas (4 plátanos y 4 kiwis) y nada más. El hotel no está por historias y no nos ofrece nada, ni tan solo café, tremenda la falta de orientación al cliente, pero bueno, hay que aprender a vivir con ello.

Y a las 5:15 encuentro en el hall del hotel con el resto de colegas, David C, Guillermo T, Toni H y Beto, para salir corriendo a buscar el autocar que nos llevaría al punto de partida. Obligado llegar al punto de partida en autocar oficial. La organización ya avisó que no dejarían entrar coches particulares, así que a las 5:30 cogimos uno de los muchos autocares que desplazaban a los atletas hasta el lago donde se llevaría a cabo la salida.

A pesar de la bajada de temperatura, la lluvia cesó a la llegada al lago como si estuviera programado. Tiempo para revisar la bici, dejar el bidón, activar el GPS, ponerse el neopreno y esperar hasta la salida, sobre las 8:00 y cinco minutos después de los “pro”, todos juntos y al mogollón.

Inicio de la competición

El tramo de agua se llevaba a cabo en un embalse, muy limpio pero con poca visibilidad en el agua. Todos los “pro” al agua y pistoletazo de salida. Muy bien organizada la de ese grupo reducido de prácticamente veinte atletas, pero bastante mal la del resto de competidores. En principio, la salida era desde el agua pero no se supo gestionar bien y cuando algunos ya estaban nadando, el resto todavía estábamos arriba en la “orilla” esperando a tocar agua. Todo esto sin mencionar que la playa desde donde se iniciaba este segmento era muy estrecha y provocaba que nos agrupáramos demasiado, en fin, gajes del oficio.

¡Al agua y a intentar nadar!. Creo que nunca había recibido tantos golpes, pero no solo en la salida, sino incluso hasta girar en la boya que se supone debía estar a 1000m. A los 300m de natación choqué con otro nadador y cuando levanto la vista era mi hermano, “que pasa?” le pregunté, “nada nada, tira”, pero ya presentí que algo no iba bien. Ligero aumento de ritmo hasta llegar a la primera boya y giro para afrontar el tramo final hasta la salida del agua.

Largo running hasta boxes y al girar la curva para entrar, de repente veo a Màrius allí con una camiseta de la organización…la mirada bastó para entender que ese no era su día. Ya lo había comentado durante el camino al lago, pero pensé que con la natación se animaría, en fin, otro día será. Mi tiempo en el agua fue de 0:29:37, con lo cual me atrevería a decir que la distancia del segmento natación de este tri no era correcta ya que esperaba hacer alrededor de 34-35min en este segmento, y puedo prometer y prometo (como decía Adolfo Suarez en tiempos de la transición) que no he aprendido tanto, ya me gustaría a mí! :-)

Salida del agua y a la T1. Una transición larguísima, casi con toda seguridad diría que fueron cerca de 350m de carrera hasta entrar en la zona de transición. Coger bolsa, desprenderme del neopreno y a buscar la bici. Con un día que amenazaba tormenta y después de 0:04:33 empecé a pedalear.

Exigente segmento de ciclismo

Un trazado bonito pero exigente y rompepiernas total. Con un desnivel positivo de casi 1300m (concretamente 1278m) y con algunas zonas de asfalto de baja calidad que provocaron la pérdida de bidones, barritas, herramientas y lo que es peor, más de una caída.

Sigo sin entender por que la gente se empeña en bajar en plan “kamikaze” sin conocer el trazado y más aún viendo que el asfalto en algunos tramos era muy precario. Justo detrás mio uno clavó, reventó el tubular trasero y se fue directo curva para abajo, pero lo peor es que ese no fue el único.

Con cuatro importantes ascensiones y con dos de ellas con tramos entre el 11% y 13% de desnivel positivo en momentos puntuales, los 23 dientes que llevaba en la llanta de 90mm me pasaban factura. La verdad es que no me sentí muy cómodo en todo el trazado de bici pero aún y así pude dosificar para llegar en condiciones aceptables a la T2.

En el km 13 alcancé al amigo Tuñí que como siempre, jugamos a ver en qué kilómetro lo alcanzo, pues bien, en esta ocasión fue en el 13 y tengo que decir que a diferencia del 70.3 de Mallorca, lo vi muy entero. Saludo y a seguir dándole a los pedales para evitar que me pillara Toni H. La verdad es que es motivador “jugar” a esto con los compañeros ya que de esta manera te exiges y a la vez te motivas para seguir ahí.

En este segmento no ingerí nada. Ni barritas, ni fruta, ni geles, nada de nada. La dieta que llevo y los entrenos en ayunas me garantizan un rendimiento bastante bueno sin necesidad de forzarme a comer. Y así fue, llegué a la T2 después de un paseo final por el pueblo, en 2:49:00 exactos. La verdad es que yo calculaba emplear un poco más de tiempo, pero al final pude mantener una buena media (30km/h). Debo decir (tal y como se ve en el track que adjunto) que el trazado no llegaba a los 90kms reglamentarios sino que se quedó en prácticamente 85km.

Entrada en la T2 y ¡atención! soltabas la bici y los voluntarios la ponían en el lugar que correspondía para que tu pudieras seguir a buscar la bolsa, poner zapatillas y a salir corriendo. ¡Detallazo!

Por lo que respecta al trazado de bici en si, cabe destacar dos elementos muy importantes por parte de la organización:

  1. Carretera absolutamente cerrada en todo el trazado. ¡Lujo asiático!
  2. Avisos durante todo el circuito: curva peligrosa, 2km para alcanzar la cima…la verdad es que se agradece este tipo de ayuda al competidor.

Toca ponerse a prueba

Con 0:02:48 tuve suficiente para calzarme las zapatillas, ponerme la visera, devolver la bolsa y salir pitando de la T2 para cubrir los 21kms del segmento carrera a pie. Como siempre, empecé por encima del ritmo que deseaba llevar, pero con la emoción y la gente te dejas llevar y los primeros kilómetros los cubrí a poco más de 4:05/km.

Un ambiente increíble durante la mayor parte del recorrido de carrera a pie, en un trazado exigente, con subidas y bajadas, con asfalto y tierra, con sol y sombra pero sobretodo (y me gustaría insistir en ello), un ambientazo espectacular. El centro de Aix en Provence ya es bonito de por sí, pero en esta ocasión, vestido de fiesta es algo espectacular, sin duda, un lugar idóneo para celebrar tal evento.

Se trataba de dar tres vueltas a un circuito urbano, pero para mi sorpresa, el circuito total no cumplía con los 21,1 kms oficiales, sino que se quedó en apenas 19kms.

En la primera vuelta veo a Toni H como se me acerca, me saluda y eso me motiva para subir el ritmo y ver que poco a poco lo voy perdiendo. Consigo mantener un ritmo bastante bueno para mi y para tratarse de un triatlón con subidas y bajadas.

Cada vuelta por el centro del pueblo es un “chute” de motivación, Beti y Júlia están ahí para animar y pocos metros más allá Màrius con su “vas muy bien, vas muy bien”, y ¡a por la última vuelta!

No veo muestras de Toni H por ningún lado, me cruzo con David C y más tarde con Guillermo T pero no consigo ver en ningún momento a Beto. Tengo tiempo de analizar los diferentes modelos de tritraje que lleva la peña, de analizar pisadas de corredores que van por delante mío, de pensar en todo, de cantar en mi interior…y así sin más, llego al centro de la ciudad de nuevo para pasar por debajo del arco de finisher.

Ilusión a tope al ver que mi ritmo en la carrera a pie había sido de 4:28min/km y de cruzar la línea de llegada en 4:51:38. Feliz de ver progresos, poco a poco mejorando en este deporte que me parece fascinante y challenging. Contento por sentirme en forma y sin molestias después de un trazado ciclista exigente y con ciertas dificultades ajenas a mi condición física.

Al cruzar la meta, uno reflexiona acerca del por qué este triatlón no se puede celebrar en sábado. La gran actividad social y comercial de la zona y el bloqueo que el evento ejerce sobre la ciudad, son detalles a tener en cuenta. Si bien es cierto que hubiera sido magnífico celebrarlo en sábado (en especial para los que venimos de Barcelona), debo reconocer que hubiera sido un caos  y una pérdida de negocio para los lugareños.

Sin duda, fue una excelente fiesta deportiva en compañía de colegas. Todo, a excepción de la retirada de Màrius, fue perfecto, lástima. Un evento altamente recomendable y a tener en cuenta.

Conclusiones

Bajo mi punto de vista, este evento está llamado a ser uno de los grandes del circuito Europeo por la propia belleza del circuito y entorno, además de su ambiente. Me encantó, la verdad. No obstante, debo decir que hay detalles que uno debe tener en cuenta, como por ejemplo:

  1. Ninguno de los segmentos cumple con la distancia oficial.
  2. El único segmento llano que hay en este triatlón, es el agua :-) .
  3. Salida a 20kms de la llegada con todo lo que ello supone (horarios, desplazamientos…), es un handicap.
  4. En esta ocasión éramos 1200 competidores, pero debo decir que para absorber 2000 competidores, habrá que hacer algunos retoques sobretodo en el segmento de la natación.
  5. A fecha de hoy, los hoteleros no están implicados en el evento. Como ejemplo diré que se negaron a bloquearnos una habitación para luego podernos duchar. Espero que poco a poco se impliquen en la fiesta.
  6. La vuelta es una ruina :-) . Es un viaje rápido y agradable, todo por autopista, pero después del evento, la llegada a casa se hace larga, así que lo ideal es quedarse un día más.

Página oficial de la organización: http://ironmanpaysdaix.com/
Fotos del evento: http://comunidad.mybestchallenge.com/albums/view/58

Albert Zorrilla "FOXY"

Apasionado del deporte al aire libre y entusiasta de los gadgets deportivos. Felizmente reconvertido a la Paleodieta desde Septiembre 2009. Finisher MdS, UTMB, CdV, IRONMAN...@foxyalbert

Lee otros artículos escritos por .

10 comentarios en “IRONMAN 70.3 Pais d’Aix – France 2011”

  1. Francesc Mèrida Mestre

    2 octubre, 2011 a las 19:09

    Eres una bestia!!! Enhorabuena y a seguir así o mejor jejeje

  2. guillermo

    2 octubre, 2011 a las 19:27

    perfercta descripción del fin de semana!

    espero que Marius se haya vengado hoy en gavá y haya tenido un buen día.

    firmado: “agonías” Tuñí :) )

  3. david

    2 octubre, 2011 a las 21:26

    Albert, como siempre una muy buena descripción de la Competición.
    Yo añadiría que la organización (autobuses) muy bien, y la EXPO más que digna para ser una primera edición.
    Otra cosa importante es que a pesar de que la gente en bici baja ” a saco” creo que en Francia no son tan competitivos como en España.
    Felicidades a todos y a seguir.

  4. Pau

    2 octubre, 2011 a las 22:37

    Gran crónica! Debo reconocer que me encanta (literalmente me pone cachondo) ver a gente que compite sin inflarse a comida, que puede competir sin destrozarse el estómago y que disfruta de la comida post-carrera como si fuera un lujazo! Muchas gracias por compartir tu experiencia.

  5. PabloGn

    3 octubre, 2011 a las 0:51

    Enhorabuena Albert & Co. Estas fuerte como el vinagre! Un abrazo y gracias por compartir tus experiencias

  6. Albert Zorrilla

    3 octubre, 2011 a las 6:12

    Hola a todos, un placer compartir experiencias con vosotros. Lo mejor de correr en estas condiciones es sin duda, la comida post-competición. Antes acababa y no tenía nada de hambre, ahora, a la hora o dos horas, me apetece mucho comer. En esta ocasión, un entrecot acompañado de una ensalada copiosa, medio tiramisú, medio coulant y un café espresso fueron suficientes para reponer las 5000kcal que me había dejado por el camino :-) . Hasta pronto!

  7. santy

    3 octubre, 2011 a las 9:45

    Bravo, campeones! Peacho de crónica Albert, brutal! Enhorabuena a todos, brutal ya digo!!!

  8. JorgeTri

    3 octubre, 2011 a las 11:41

    Eres una mala bestia Albert. Para que luego digan que los triatletas están secajos, menudos biceps manejas xDD.

    Eres un claro ejemplo de que con paleodieta tb puede hacerse half y ironman completos.

    Sigue asi, y dale duro!!

  9. Toni

    3 octubre, 2011 a las 12:01

    En primer lugar y una vez más felicidades a todos los finishers!! (entre los que orgullosamente me incluyo).

    En segundo lugar, hay que volver a Aix en Provence, no en formato triatleta, si no convertidos en galanes amantes del buen vino y las mujeres. Con los 200 euros que vale la inscripción a un 70.3 para gastar en viandas!

    En tercer lugar: al tanto con las fotos de los hermanos Zorrilla…
    a) 1er Premio para Màrius en la categoria Fino Fino. No se què cara pondria la médico…
    b) 1er Permio para Albert en la categoria Bestia Parda: tu creus que has de sortir així a la foto de l’arribada a meta?? Ens has fet avergonyir-nos de les nostres entrades, torpes, exhaustes, girant-li la cara a l’estètica..

    Y en cuarto… Na! Nos vemos en la siguiente!! Alpe…??

  10. Albert Zorrilla

    3 octubre, 2011 a las 17:32

    eh eh eh! que me vais a sonrojar!!! a ver si no cuelgo más fotos! :-) A los amantes del tri, os lo recomiendo de verdad! Saludos a todos! A ti también Toni! :-)

Deja tu comentario